En la actualidad son muchas las empresas, negocios e incluso hogares que han optado por adaptar controles de seguridad, y es que a la hora de resguardar los bienes y la vida de quienes se ama o forman parte de un equipo de trabajo, toda precaución es poca. Sin embargo, existen algunos dispositivos que no suelen ser tenidos en cuenta, como es el caso de los controles de acceso de personas. Son varios los pros y los contras que pueden mencionarse para estos elementos. En esta guía se desgranan las consecuencias de implementar un control de acceso.

¿Qué es un control de acceso?

Es un sistema automatizado que permite de manera eficaz aprobar o denegar el paso de personas a zonas restringidas, de acuerdo con ciertos parámetros de seguridad previamente establecidos.

Referirse a un control de acceso de personas es pensar que existen diferentes tipos de sistemas, algunos, como el biométrico, se basan en caracteres biológicos. Este tipo de equipos permite identificar a los usuarios autorizados para acceder a determinado lugar por medio del reconocimiento de patrones anatómicos o fisiológicos que pueden ser desde una huella dactilar, un rasgo facial, ocular o incluso vascular. El sistema es altamente preciso y ofrece un grado de seguridad inmejorable, ya que los rasgos biológicos de una persona nunca serán idénticos a los de otra.

Es ya común ver este tipo de acceso no solo en oficinas o empresas privadas, también en edificios de administración pública, hospitales, bibliotecas, centros deportivos, escuelas e incluso lugares de recreo. Muchas instituciones han optado por este sistema que les ofrece mayor seguridad para poder dar acceso a sus miembros, empleados o integrantes.

Para poder reconocer a una persona con un equipo es necesario el uso de sensores de imagen y la aplicación de ciertas técnicas matemáticas que permitan verificar su identidad y permitir o denegar así el acceso a un determinado lugar. Además, este tipo de controles permite poder llevar un registro preciso de quiénes entran y salen, por qué vías de acceso, e incluyendo obviamente datos como fecha y hora.

Contar con un control de acceso en cualquier empresa, oficina u hogar permite tener mayor manejo de la seguridad en lo que a entradas y salidas de personas se refiere.

Cuáles son los tipos de controles de acceso

En el mercado de los controles de acceso de personas existen dos tipos de sistemas de control de acceso de personal: autónomos o conectados, con lectores de huella digital, tarjetas RFID o magnéticas, los cuales funcionan de manera similar, pero cubren requerimientos distintos. De modo que decidirse por uno de ellos es una tarea que debe tomarse de manera adecuada pensando siempre en qué es lo que el usuario necesita.

Los controles de acceso autónomos están conectados a una unidad de control propia, que tiene cargada la información de las personas autorizadas y solo es funcional para la tarea que le fue programada, aunque puede cambiarse si es necesario. En el caso de los accesos conectados, son distintos dispositivos que se comunican entre sí a través de los sistemas que se han elegido.

Por otro lado, se encuentran los lectores digitales, que funcionan a través de tarjetas de identificación que están asociadas a una persona, lo que les permite mayor agilidad en el proceso de identificación. Estas tarjetas pueden ser magnéticas, para introducir en el lector, o de proximidad, las que solo deben ser acercadas al dispositivo para que pueda acceder a la información de quien debe ser identificado.

Problemas de tener un control de acceso

Pero no todo es positivo en cuanto a las nuevas tecnologías de control de acceso para personas. Ocurre que para la Agencia Española de Protección de Datos no todos los sistemas son valederos. Tanto es así, que han llegado a multar a un gimnasio por obligar a sus socios a usar su huella dactilar para acceder al centro.

Es importante saber que los lectores biométricos contienen información confidencial de las personas registradas y en el caso de ese gimnasio, le fue impuesta una multa de 1.500 €, debido a que uno de sus socios, un oficial del cuerpo de policía de la ciudad, no deseaba que sus datos corrieran el riesgo de ser revelados, y al no obtener una respuesta adecuada por parte de los dueños del centro deportivo, decidió iniciar la demanda.

Muchos coinciden en que este tipo de control de acceso suele ser invasivo en cuanto a la privacidad, que pueden y deben tener sobre los datos de identidad de quienes deberán pasar por ellos. Por tal razón, es importante tener en cuenta al momento de determinar el uso de un control de acceso que la empresa que maneje la información privada, sea de reconocida trayectoria y con un alto nivel de fiabilidad.