Cuánto cuesta y qué tan simple puede resultar convertir persianas y toldos manuales en eléctricas. Un primer paso necesario para convertir la vivienda en una casa automatizada.

El camino hacia la automatización de una vivienda tiene distintos aspectos sobre los cuales se puede intervenir, ya sea simultáneamente o en diferentes etapas: iluminación, sistema de alarma, de cámaras, entretenimiento audiovisual, riego, aire acondicionado, calefacción, detección de pérdidas y aberturas, entre otros.

En el caso de las aberturas, podemos incorporar control de acceso con detección biométrica o tarjetas de proximidad. Uno de los elementos que más aporta a la practicidad que brinda la automatización es la motorización de persianas y toldos.

Electricidad

Si pensamos en la incorporación de motores eléctricos en las persianas, en primer término deberemos tener en cuenta que necesitaremos extender el tendido eléctrico de la vivienda hasta cada una de ellas, algo que en los proyectos eléctricos estándares normalmente no está previsto. Por ello, implicará realizar algún tipo de intervención en la mampostería o, si se trata de una nueva construcción, será necesario tenerlo en cuenta.

Motores tubulares

Los motores que se utilizan para automatizar toldos y persianas cuentan con un diseño tubular, ya que reemplazan el eje manual; esto significa que no ocupan ningún lugar extra, por lo cual en este sentido no demandan ningún tipo de modificación en la pared y tampoco quedan a la vista.

Existe una amplia variedad de modelos, que se diferencian fundamentalmente por el peso de la carga que son capaces de levantar los motores.

Localmente, es posible conseguir motores que operan con cargas que van desde 21 hasta 250 kg, pasando por 35, 47, 70, 100, 120 y 180 kg.

Accesorios y conexiones

Una vez instalados los motores eléctricos para persianas, toldos y cortinas pueden ser accionados mediante pulsadores ubicados próximos a la abertura. Por su parte, existen modelos que además incorporan un sensor infrarrojo y control remoto, lo cual resulta un aporte fundamental al confort del hogar (ya que, por ejemplo, es posible subir o bajar persianas desde el sillón del living o desde la cama).

Una de las ventajas fundamentales de este tipo de motores es que son aptos para la integración con sistemas domóticos. De esta forma, las aberturas pueden formar parte del diseño de diversas escenas, por caso, la de atenuar la iluminación del living para ver películas o series. Así, mediante un solo comando, el sistema baja la persiana y apaga las luces. Otra de las escenas más utilizadas son las de “despertar” o “a dormir”, con las cuales las persianas se abren o cierran en simultáneo.